Ene 07_2020 Estáis viendo los cambios que se están dando alrededor del Mundo, y esto está preparándose para la presentación del Anticristo, al cual lo presentarán como el Mesías esperado y, si no vivís profundamente en oración, que con la cual podréis discernir el error que estará, no os podréis proteger contra esa fuerza maligna que satanás traerá a la Tierra.

Rosario vespertino – Mensaje ÚNICO

======================

Mensaje de Dios Padre a J. V.

======================

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Muchas son vuestras preocupaciones, Mis pequeños, cuando solamente debiera ser una vuestra preocupación, que es la de amarMe, y manteneros en estado de Gracia, para que podáis seguir amándoMe eternamente, en el Reino de los Cielos.

Os he dicho, varias veces, que satanás siempre os está tratando de quitar la paz interior. Él os conoce bastante bien, conoce vuestros defectos, vuestras desviaciones, vuestros errores y los pecados en los que, fácilmente, caéis y esto os causa preocupaciones, porque él os va a poner las tentaciones para que sufráis y no os fijéis, plenamente, en lo que os debéis mantener en vuestra vida, y sobre todo, en vuestro corazón.

Estáis viendo alrededor de vuestro mundo, todo lo que está sucediendo, a nivel de países, de climas, de guerras y todo causado por el mismo satanás, porque, sabéis, perfectamente, que todo lo que es malo, viene de él. Ciertamente, algunas cosas Yo las permito, para que vosotros reaccionéis y volteéis vuestros ojos a Mí, y os deis cuenta de que sois débiles, y que, sin Mí, no podéis salir adelante.

¿Cuándo os daréis cuenta, plenamente, Mis pequeños, de esta realidad?, de que sois débiles, y que si no estáis tomados de Mí, llenos de Mi Gracia, llenos de Mi Amor, fácilmente, satanás os mueve hacia la preocupación, hacia el error, hacia el pecado. Esto no es para vosotros, Yo no os creé para que vosotros vivierais en este estado de preocupación y que os lleva a errores humanos y espirituales.

Vosotros sois Mis hijos y vosotros tenéis, ante Mis Ojos, una dignidad mucho mayor, a la cual debéis vosotros llegar, pero eso es a través de trabajo, de vuestro trabajo personal, espiritual, humano, pero, sobre todo, actuando en Sabiduría Divina. Por eso, la oración es importantísima en vuestra vida, Mis pequeños. Es necesario que vosotros oréis más, que os adentréis a vuestro corazón, Me busquéis ahí, en Mi Santísima Trinidad y que, vosotros os acostumbréis a que vivaMos unidos, uniendo vuestra vida en la Mía y, de esta forma, actuaréis siempre en la Verdad, en Sabiduría, en Amor, como se debe vivir en el Cielo.

Mis pequeños, hay mucho mal a vuestro alrededor, hay muchos errores en la vida del hombre, y todo causado por esa falta de oración. Tanto mal que, cuando vosotros os llenáis de ese mal, lo transmitís también, y en ese momento, ya no estáis trabajando para Mí, vuestro Dios, no estáis trabajando para el Cielo, para la salvación de vuestros hermanos, estáis trabajando para satanás, para destruir vidas, vidas humanas y espirituales.

Daos cuenta de esta realidad, porque es muy importante que lo hagáis, porque de esta forma, podríais estar causando vuestra propia desviación y perdición de vuestras almas y la de vuestros hermanos.

Debéis estar pendientes, espiritualmente hablando, de cómo satanás os puede atacar, y esto, solamente lo lograréis, si por medio de la oración, hayáis llegado ya, a un estado de Sabiduría que, fácilmente, os podáis dar cuenta de cuándo os está engañando satanás.

Necesitáis, pues, adentraros más a Mi Vida de Amor, a Mi Vida de Perfección, para que no os dejéis engañar por el demonio.

Estáis viendo los cambios que se están dando alrededor del Mundo, y esto está preparándose para la presentación del Anticristo, al cual lo presentarán como el Mesías esperado y, si no vivís profundamente en oración, que con la cual podréis discernir el error que estará, no os podréis proteger contra esa fuerza maligna que satanás traerá a la Tierra.

Os sigo previniendo, Mis pequeños, y si vosotros no entendéis o no queréis entender, porque no Me tomáis en cuenta, vuestro error puede llevaros hasta la perdición eterna.

Manteneos, pues, en oración profunda, en un estado de Gracia, en el cual, Yo vea vuestra alma bellísima, porque así es y, sobre todo, un alma llena de Amor cual debéis tener, para que podáis mover las almas de vuestros hermanos a vuestro alrededor.

Mi Hijo os trajo el Ejemplo, sed, pues, también, ejemplo para vuestros hermanos.

Gracias, Mis pequeños.